lunes, 9 de mayo de 2016

TRIATLÓN INTERNACIONAL LISBOA: DUREZA+LLUVIA-VIENTO+FRIO= DECEPCIÓN.




EN LA T1, PREPARADO PARA UN DÍA DURO.


 
Decepción es la palabra, cuando llegas a tu primer gran objetivo de la temporada entrenando  A TOPEE y dando lo máximo de uno mismo, y te encuentras unas condiciones climatológicas tremendamente duras, con mucha lluvia y viento en carrera, simplemente no puedes hacer nada. Además de una gran pretemporada de muchos meses de entrenamiento, mi primer TRI DX2 Sevilla 4:49:42. me dio mucho motivación para afrontar este último mes de entrenamientos hasta llegar al Triatlón Internacional Lisboa.
 
 

Desde mi llegada a Lisboa, mi máxima preocupación. sin lugar a dudas, era la mala climatología que me esperaba en carrera. Ese fue mi único estrés los días antes de la prueba. El día antes por la tarde cumplí con mi ritual de nadar en el circuito de natación de la prueba que estaba habilitado para los triatletas, y mis sensaciones fueron buenas, a pesar de que el agua estaba un poco fría. El sábado llegué pronto a la T1 para dejar la bici y preparar el material; antes de las 6:30 am lo tenía todo listo, lo único que tocaba era esperar al pistoletazo de salida junto con mis compañeros del TEAM TRI-PRO, y rezar porque el tiempo nos acompañase. Pero quince minutos antes de comenzar el triatlón, la lluvia empezaba a hacer acto de presencia, sin que nada se pudiese hacer.



La natación era rápida, como así era el sector Bike, y la carrera a pie. Tras comenzar bien situado los primeros metros sobre el agua, la primera vuelta me encontré con buenas sensaciones. Pero al afrontar mi segunda vuelta, la fría agua invadía mi cuerpo y me hacía ir a menos, mis piernas las notaba pesadas. Tras salir a la T1, mis cuádriceps se me montaban e intentaba hacer estiramientos para reducirlos lo antes posible y poder comenzar con la bici. Además me abrigué, ya que los 90 kilómetros de bici la fuerte lluvia, el viento y frío me acompañarían. Tras dejar una T1 desastrosa con mucho tiempo perdido, empecé afrontado los primeros kilómetros de ciclismo, donde una fuerte lluvia y viento me dejaba colapsado.






Los primeros kilómetros me centré en darlo todo, pero ya sabía que no era el día bueno, no se podía luchar con estas duras condiciones climatológicas, por lo que me centré en terminar como pudiese este sector y llegar lo más pronto posible a la T2; con todo eso conseguí una media superior a los 30 Km/h, que en un día así era complicado, ya que el viento de cara lo hizo todo muy duro.
 
 

Por fin en la T2, ya solo faltaba correr y quitarme el calvarío que seguía azotándonos a todos los triatletas con los fuertes vientos y una lluvia que dolía al impactar en la cara. Mis sensaciones a pie era buenas, a pesar del palizón de todo lo llevado. Me sentía con fuerzas de correr a buen ritmo, pero era imposible con un mar al lado embravecido con fuertes ráfagas de viento que lo hacían todo muy duro. Delante mía, cuando estaba terminando la última vuelta, la carpa de Penalti-Box salía volando por los aires, todo un caos. Al final entrada en meta en 5 horas y 10 minutos. Un tiempo que no entraba en mi cálculos, pero hay que asumirlo.

 
 
Debo decir que este Triatlón Internacional de Lisboa,es un Tri de auténtico lujo. Lo que pasa que la mala suerte de unas condiciones climatológicas así, nada se puede hacer. Pero esta prueba tiene una organización buenísima, como en pocos triatlones he visto. Con los tres sectores espectaculares y a su vez muy voladores. Ubicado en una parte preciosa de Lisboa, con una estructura y logística sobresaliente. Además el próximo año será Challenge, habrá que estudiar la vuelta para 2017 y sacarse la espinita. Felicitar a los voluntarios que estuvieron increíbles, algunos de ellos aguantando hasta entrar en hipotermia dándolo todo. ORGANIZACIÓN DE LUJO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario