miércoles, 16 de diciembre de 2020

GUSTAV IDEN: EL NUEVO ÍDOLO DEL TRIATLÓN.

 



Un punto de partida del triatleta Noruego, año 2016. Iden vencen en su país en el Ironman 70.3 Haugesund, en su primera prueba de la franquicia IRONMAN, ante rivales de máximo potencial, como los que le acompañaron en el pódium Nils Frommhold y Filip Ospaly, que miraban atónitos al primer cajón del pódium donde el joven noruego de tan solo 20 años levantaba las manos con su enorme sonrisa. Pero este principio exitoso de un gran triunfador no era ninguna casualidad. Iden viene de una familia de grandes deportistas, como son sus padres y sus hermanos. Y lo más importante, un gobierno el de su país, que se vuelca en la educación deportiva de sus deportistas. Un gran ejemplo lo podemos ver en el triatlón, donde los grandes líderes de este grupo, Iden y su amigo Blummenfelt, están acompañados de otros triatletas de gran nivel como Casper, Schilling y Hauser entre otros.



Con tan solo 24 años, Gustav Iden se ha convertido en uno de los triatletas más importantes ITU y de la media distancia. Su amor por este deporte es máximo, y eso es lo que le hace crecer día a día en todos sus entrenamientos que afronta con máxima ilusión. Un auténtico potencial atesora en las tres disciplinas, pero lo más importante es el margen de mejora que todavía posee este joven Mega-PRO. Es cierto que Iden siempre, a pesar de su potencial, estaba a la sombra de su amigo, compañero y muy importante rival Blummenfelt. Pero el mes de septiembre del pasado año todo cambió para Gustav Iden al anotarse el Ironman 70.3 World Championship en Niza; desde ese momento ya era otro auténtico número uno como su amigo Blummenfelt. En esa carrera, Iden se alzó con el título de Campeón del Mundo ante grandísimos rivales. Ese día todo cambió para el noruego, fue su explosión total en el Campo Pro, y los grandes patrocinadores le empezaban acompañar.



En Niza, a pesar de toda la buena infraestructura que desarrolla su país en el empuje de estos chicos, Iden se presentaba sin una bicicleta como Sponsor, teniendo que tunear su bicicleta de ruta días antes de la prueba, poniéndole unos acoples, ya que le cabra que tenía no frenaba, y no era una buena opción en Niza por las bajadas tan rápidas y cerradas que atesora esta prueba. Nunca olvidaré cuando en su instagram, días antes de la prueba, puso una foto suya corriendo en el Paseo de los Ingleses en la que decía "adivina quién ganará y obtendrás un autógrafo del futuro Campeón Mundial (YO)". Él creía al 100% en poder ser Campeón del Mundo, y así fue y se cumplió. Su poder en mental y creer en él mismo, es otra gran virtud de Iden.






Meses antes de Niza, en el mes de diciembre del 2018, los tres noruegos por este orden conseguían un logro excepcional, Blummenfelt, Iden y Casper en el Ironman 70.3 Bahrain. El récord de la distancia Ironman 70.3 con 3:29:04 de Blummenfet y segundo solo 21 segundos después su amigo Iden. En esta prueba casi todo el protagonismo se lo llevaba su compatriota Blummenfelt, pero el carrerón que se marcó Iden, quedó un poco tapado. Pero sus grandes victorias después, Niza y Daytona en concreto, dejaron claro que Iden es uno de los mejores Pros del planeta. Su mente para este próximo 2021 está marcada en los Juegos Olímpicos, donde sus opciones son amplias para alzarse con la victoria, aunque todo será muy diferente con las distintas pruebas ganadas o de gran rendimiento de la Media Distancia.



CHALLENGE DAYTONA: era otro punto de partida para engrandecerse como triatleta. Y así fue, Iden venció dando un auténtico recital a pie, lo que le valió una gran victoria y 100.000 dólores a la saca. Su estado de forma era muy bueno, como ya demostró a finales de septiembre anotándose el Triatlon Ratingen ante rivales de la larga y corta distancia y compitiendo a buen nivel en distintas en pruebas en los meses sucesivos antes de Daytona. En Daytona corrió con mucha cabeza, y lo más importante es que supo centrase en los 80 kilómetros bike, sin entrar en locuras con los triatletas que lideraban este sector.  A más de 47 Km/ hora rodó el noruego en nascar, perdiendo 1:28 en la T2. Pero aquí empezó la gran remontada de Iden  hasta llegar en meta vencedor corriendo los 18 kilómetros a 3 minutos y 14 segundos el kilómetro. Brutal, así es Gustav Idem.      

No hay comentarios:

Publicar un comentario